De compras con los números decimales