EXCURSIÓN AL TEATRO: O PRÍNCIPE NABO

El pasado lunes 11 de noviembre los alumnos de 5º y 6º acudieron al teatro. Aquí os dejamos sus opiniones:

Ayer lunes 11 de noviembre fuimos a Bembibre de excursión al teatro. Fuimos los cursos de 5ºº y 6º de Primaria con los maestros Hélder, Loli y Andrés, el profe nuevo.

En el autobús me senté con mi amigo Carlos de 6º. Cuando llegamos fuimos al teatro con otros niños de diferentes colegios.

La obra iba de una princesa llamada Beatriz que ponía pegas a todos los príncipes y nunca quería casarse.

Un día un príncipe se enamoró de ella y lo rechazó. Después su padre, el rey, le dijo: te casarás con el primero que toque la puerta del castillo, como si es un pobre”. El príncipe austero que lo oyó, se disfrazó de un músico, el músico Antonio y fue el primero en tocar la puerta, así, se casaron. Por otra parte se iba a casar el príncipe austero.

El día de su boda, el príncipe Austero confesó a Beatriz que él era el príncipe y no el músico Antonio. De esta forma coronaron a Beatriz y fueron felices.

Después de la obra fuimos a un colegio llamado “Señor de Bembibre” y comimos chocolate con galletas.

Al final volvimos para Fabero.

Lo pasamos muy bien y entendimos la obra aunque era en portugués.

María García Montes, 5ºA.

El lunes fuimos a Bembibre en una excursión con el cole. Los niños de 5ºº y 6º fuimos a ver una obra de teatro de la asignatura de portugués.

Nos marchamos a las 10 en dos autobuses y tardamos media hora en llegar. Se nos hizo un poco largo pues la carretera tiene muchas curvas. Menos mal que llevé música para hacer el viaje más ameno.

Al llegar fuimos directamente al teatro donde tuvimos que esperar para entrar. Ya en nuestro sitio de nuevo, a esperar a que empezara la obra.

Los actores salieron y empezaron la representación.

La obra se dividió en 3 actos y trataba de una princesa que es reeducada por un príncipe.

Una vez acabaron, nos dirigimos al instituto Señor de Bembibre, donde nos dieron un rico chocolate caliente con galletas. Y con este refrigerio, nos volvimos a nuestro colegio.

Mi opinión

La obra en sí, la verdad, era algo repetitiva y el primer acto tuvo mucho relleno. A pesar de ser todo en portugués, entendimos bastante bien el diálogo.

El viaje, por una vez en la vida, no gritaron.

¿Y el choco-caldo? (como lo llamo yo) estaba de fábula.

Óscar Santín Ramón, 5ºA